jueves, 20 de agosto de 2009

Ella. El reflejo de la tristeza.

Allí se encontraba ella. Estaba sentada en aquella acera bajo la lluvia. Lloraba sin parar provocando que se le corriese el rimel. Eran pocas las personas que pasaban por aquella solitaria calle y aún eran menos las personas que veían como la joven se sumía en una profunda soledad. Era muy grande la tristeza que llenaba su corazón. No se sabe el tiempo exacto que pasó hasta que decidió levantarse en una dirección desconocida. Tampoco se sabe que fue de ella después.


Ella era, sin dudarlo, el reflejo de la tristeza.



6 comentarios:

  1. ¿La conoceremos más? Ojalá esa tristeza, algún día, se convierta en un recuerdo del pasado.
    Un beso MUYGRANDE :)

    ResponderEliminar
  2. Puede que esa ella sea Caperu... también se pasea por calles desconocidas y se sienta a llorar en una esquinita...

    Un beso :*

    ResponderEliminar
  3. Los dìas de lluvia nos hacen brotar la tristeza guardada, el día se presta para que junto con la lluvia de compañera nuestras lagrimas caigan por nuestras mejillas. ella era la tristeza reflejada que se dejo llevar por el dìa. se alejo sin un rumbo definido por tener la mente colmada de problemas con miles de soluciones inapropiadas a su dilema ,podría ser no?

    muy buena la entrada
    beso grande!!

    ResponderEliminar

Coloréame el alma con palabras